Y al tercer día apareció Luis Suárez (0-1)

Tres partidos necesitó el Barcelona para ganar al Athletic. Tres días necesitó Luis Suárez para resucitar la mejor versión culé, la que gana partidos aún en días difíciles. El de hoy en San Mamés no era un escenario fácil para que los pupilos de Luis Enrique sacaran el resultado a favor: Supercopa perdida, moral tocada y rival crecido.

El Athletic no tuvo su día. Apenas dispuso de claras ocasiones. Pero Messi tampoco. El astro argentino falló un penalti. El partido parecía abocado al empate, pero entonces apareció el uruguayo en la frontal del área pequeña para aprovechar un centro y remachar el cuero a la red.

Los comentarios están cerrados.