El Sporting certifica su descenso a pesar de ganar por primera vez a domicilio

La jornada 37 ha servido para conocer el tercer equipo que disputará la próxima temporada en una categoría menor: LaLiga 1,2,3. El Sporting de Gijón. Ello a pesar de que hizo los deberes al vencer en Ipurúa por la mínima (0-1) ante un Eibar que ya no se jugaba nada. En el once de los armeros había varios jugadores que jugaban su última partido ante la que ha sido la afición durante toda la temporada. Son los casos de Lejeune, Pedro León, Inui, Sergi Enrich o Bebé. También el de Adrian González, quien estará el próximo ejercicio en Málaga con su padre, Míchel. El de Madrid tuvo las dos ocasiones locales más claras. Un larguero y una oportunidad clarísima.

El Sporting salió muy concentrado. Consciente de la responsabilidad que afrontaba. Ganar o morir en el intento. La gran victoria que ha logrado los asturianos en Ipurúa no ha servido para nada. El extremeño Burgui hizo el tanto del partido en el minuto 32.

Pero la jornada no ha acompañado a los rojiblancos que son, desde este domingo, nuevo equipo de Segunda División. Pese a ello, los hombres de Rubi han dado la cara ante el Éibar, han hecho sus deberes y todos los futbolistas que han saltado al césped se han vaciado. El empate del Deportivo en el Estadio de la Cerámica ante el Villarreal (0-0) ha servido para que los gallegos sumaran el punto necesario para evitar el descenso.

El Sporting regresa al pozo de Segunda. Hizo los deberes, pero desciende y acompaña a Osasuna y Granada. Estos dos se vieron las caras el sábado, en el partido que decidiria quién es el último clasificado. Los navarros se impusieron a los andaluces. Dos canteranos salvaron el honor rojillo. Steven y Kenan Kodro. El colombiano Adrián Ramos puso el empate momentáneo ante Osasuna, pero no sirvió de mucho.

 

Los comentarios están cerrados.