Festival de Marco Asensio en el Villamarin (1-3)

Magistral. Así se puede catalogar la lección que Marco Asensio decidió dar en el Benito Villamarín. Con solo 19 años, pero con la seguridad y templanza de todo un veterano, el 25 del Espanyol se bastó para derrotar a un voluntarioso Betis, que fue un digno rival hasta que quiso el futbolista cedido por el Real Madrid.

Suyas fueron las tres asistencias de gol -a Enzo Roco, Felipe Caicedo y Víctor Sánchez– que aniquilaron al conjunto de Pepe Mel, y suya también fue la que pudo originar el 0-4 pero el ecuatoriano Caicedo, a un metro de la bocana de gol, marró su genial pase de la muerte.

Asensio se bastó para romper la racha de su equipo, que acumulaba dos encuentros perdidos de manera consecutiva. El Betis, que recortó por mediación de Renella, no tuvo su día.

 

Los comentarios están cerrados.