Messi conquista el Bernabéu (2-3)

Partidazo. Real Madrid y Barcelona nos regalaron el mejor ‘Clásico’ que se recuerda. El Santiago Bernabeu fue testigo de dos remontadas y terminó silenciado por el mejor jugador del mundo: Lionel Messi. Dios decidió volver a encarnarse en el cuerpo del astro argentino para darle una victoria al Barcelona importantísima, que sitúa a los azulgrana al frente de la clasificación gracias al goalaverage, a falta de que el Real Madrid dispute su partido atrasado en Balaídos ante el Celta.

Casemiro adelantó a los blancos en el 28′. Una falta lateral mal defendida dejó solo a Sergio Ramos ante Ter Stegen. El remate del camero se fue al palo. El rechace lo aprovechó parsimonioso el brasileño para adelantar a los locales, mientras los defensores del Barcelona hacían la estatua brazo en alto mirando al juez de línea.

Mal arranque para un Barcelona que de nuevo se veía obligado a remontar para soliviantar un mal inicio. Una gran combinación colectiva permitió que el cuero llegase a Messi en el 33′. Dribló a dos defensores entro del área a la velocidad del rayo y batió a Keylor en el mano a mano. Empate.

Los minutos corrían. El Barcelona se mostraba cada vez más cómodo. Jordi Alba envió un balón a la frontal. Lo cazó Rakitic. Recortó, se perfiló para su zurda y mandó un zapatazo inalcanzable para Keylor. 1-2. Delirio de los catalanes.

El partido parecía ponerse más de cara tras la expulsión de Sergio Ramos tras una dura entrada a Messi. Con uno menos, el Madrid apeló a la heroica y encontró el empate por medio de James. El título de LaLiga parecía cerrado en el 85. Pero en el 92′, una genial contra lanzada por Sergi Roberto acabó con Messi dentro del área recibiendo de Jordi Alba. El argentino, de primeras, acarició el cuero con el interior de su pie izquierdo. Adentro. Ajustado al palo. El Barcelona dinamita LaLiga.

El Barcelona hace historia (6-1)

Los milagros existen. Lo presenciaron 90.000 espectadores in situ en el lugar de los hechos: el Camp Nou. No se apareció el ‘Messias’, sino su sucesor en la tierra: Neymar. Y el mundo contempló boquiabierto la mayor remontada de la historia de la Champions League.

A 10 minutos del final la eliminatoria estaba perdida. La crónica habría sido que el Barcelona hizo un partidazo y lo intentó de todas las maneras. Que se llegó a poner 3-0 al poco de empezar el segundo tiempo. Pero que un despiste defensivo posibilitó que Edinson Cavani derrumbara los sueños culés.

Hasta entonces el partido había sido blaugrana. Se adelantó pronto en el marcador. Ni los mejores guionistas propiciaron un mejor arranque. En el minuto 2, Luis Suárez batía a Trapp. El Barcelona movía a su antojo al PSG, un equipo encerrado en su área. En el minuto 20, Kurzawa en propia puerta abría las esperanzas. Al descanso se fue el partido 2-0.

Tras la reanudación, Messi hacía el 3-0 de penalti tras derribo de Meunier a Neymar. Tras una contra, Cavani fusiló a Ter Stegen. El golpe parecía mortal. El Barça bajó los brazos por momentos, y los parisinos contaron con varias claras ocasiones. Así pasaron los minutos.

Pero en el minuto 85 Neymar despertó. El brasileño coló un libre directo por la escuadra. Hasta entonces no había tenido su día. Los nervios, la defensa de Emery o la precipitación habían hecho que Neymar errara pases, no desbordara ni asistiera. Un polémico penalti sobre Suárez permitió a Neymar hacer el 5-1 desde los once metros. Era el minuto 90.

El árbitro prorrogó el partido cinco minutos más. El Camp Nou enloquecía. ¿Era posible de remontar una eliminatoria imposible? El 4-0 de la ida daba al Barcelona como claro favorito a quedar eliminado. En el 95′, una falta botada por Ney permitió que Sergi Roberto acariciara con la punta de la bota el esférico y lo mandara al fondo de la red. Milagro. Locura. El mejor partido del mundo. Enhorabuena, culés.

Cristiano Ronaldo se lleva el premio The Best FIFA 2016

El primer trofeo “The Best” de la historia se lo llevó Cristiano Ronaldo, que corona un año inolvidable con el recién estrenado premio de la FIFA para designar al mejor de 2016. Pone así la guinda a un año en el que logró la Champions League, la Eurocopa, la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, además de su cuarto Balón de Oro.

Ronaldo adelantó con el 34’54% a Messi (26’42%) y Griezmann (7’53%). Por detrás quedaron Neymar, Luis Suárez, Bale, Mahrez, Buffon e Iniesta. Entre los 20 primeros también aparecía Sergio Ramos, el número 17.

El premio lo eligen los capitanes de las selecciones del mundo, quienes con sus votos eligen a tres jugadores.

Rubén Castro, el jugador más decisivo de La Liga con sus goles

El asueto invernal sirve a los equipos para ajustar números con los que corregir errores. Cifras que resaltan curiosidades. Como la de los jugadores que más contribuyen a que su equipo logre puntos. Algo así como el MVP de la temporada regular. Y hasta el momento, es Rubén Castro el jugador más decisivo para su club, al haber hecho el 39% de los goles del Real Betis (7/18). Iago Aspas, del Celta, le sigue muy de cerca (10/26, 38%).

Le siguen en esta clasificación Willian José de la Real Sociedad (9/28, 32%), los barcelonistas Lionel Messi y Luis Suárez (ambos con 29%, 12/41), Sandro Ramírez (7/25, 28%), y con números idénticos Aritz Aduriz y Florin Andone (6/22, 27%).

El Barcelona vence en el derbi catalán (4-1)

El FC Barcelona venció 4-1 al Espanyol en un derbi que se presentaba muy igualado -los periquitos llegaban después de nueve jornadas sin conocer la derrota, los culés con muchas dudas-, pero no tuvo demasiada historia, sobre todo porque Messi, Iniesta y Luis Suárez dieron lo mejor de sí.

El charrúa Luis Suárez adelantó a los locales en el 18′, y marcó su segundo gol en el 67′. Uno después hio el tercero Jordi Alba. David López marcó un golazo para recortar distancias, pero de nuevo golpeó el Barcelona con un gol de Lionel Messi en el 90′. Volvieron a vibrar los barcelonistas con su equipo. Ahora esperan que no les vuelva a decepcionar.